La postura y el efecto sobre la conformacion... y vice versa

La postura del caballo Buena o mala; tiene efecto sobre su conformación por: Isabelle Hdez-Watson  - Fisioterapeuta Veterinaria BSC CESMT CETP www.fisioequina.com Una de las tareas que se nos presentan y llevamos a cabo a diario como fisioterapeutas especializados en equinos es la labor de reconocer la diferencia entre la Conformación y la Postura del caballo para poder ayudarle a restaurar u optimizar sus movimientos.  Como ya sabemos la conformación del caballo es permanente y aunque para algunos no agradan a la vista la realidad es que no siempre los defectos de conformación inhiben la ejecución.  Por su definición al hablar de conformación nos referimos a la “estructura, colocación, y distribución de las partes que forman un conjunto”.  Esta se define por la genética del caballo y se puede alterar durante el crecimiento por debido a factores externos como la nutrición, ejercicio, ambiente, etc.

Por otro lado cuando hablamos de la Postura del caballo nos referimos al resultado de la posición de los huesos causado por la contracción de los músculos. Se debe a la calidad, textura y fuerza de los músculos y tejidos blandos del cuerpo (tendones, ligamentos, fascia).  O sea, que la postura no es permanente y se puede alterar por un sinnúmero de factores como el estrés, trauma, sobreuso, dolor, lesiones, montura inadecuada o desbalance del jinete.   Un ejemplo de esto es cuando tenemos un caballo “Remetido” – este busca evadir molestias, dolor y  tensión contrayendo sus músculos y desplazando su peso a los posteriores. Buscando protegerse o aliviarse de la incomodidad, el caballo adopta una posición de desbalance o de compensación.

"La Conformación es un momento en el tiempo" – Prof. Robert Bowker El caballo está de pie +20 horas diarias, su postura es influyente sobre su anatomía y fisiología. Imagina como ser humano pasar más de 20 horas “encorvado” o cargando todo el peso de tu cuerpo sobre una sola pierna; las implicaciones que esto tendría sobre tus movimientos serian terribles. Debe ser nuestro fin como cuidadores, entrenadores  y caballistas en general reconocer las posturas  dañinas en el equino  y entender como estas pueden contribuir a una mala ejecución, deformidades óseas (espinal, dorsal, cascos) y lesiones.  Una buena postura permite un mejor rendimiento del caballo y una mejor calidad de vida;  sea este uno competencia  o de “paseo”.

Existen muchas formas de mantener o rehabilitar la postura del equino y de restaurar el control y la función muscular. Algunas de estas incluyen al entrenador, al fisioterapeuta y otras al herrero. Para información o consultas  www.facebook.com/guiaequina 787-593-7120