Masaje para dueños, para cuando no puedes montar:

Si gustas de pasar tiempo junto a tu compañero equino  pero este se encuentra en descanso o los días de lluvia no te permiten montar, nunca esta demás un masaje que tú mismo como su cuidador le puedes proveer.  Una corta rutina de masaje ayuda a mantener su salud muscular y mental.  Cuando manipulas los tejidos musculares del caballo mejoras su circulación y le ayudas a aliviar cualquier ansiedad por estar encerrado.  Una corta rutina de 15 a 20 minutos le ayudara grandemente  reducir la tensión y si añades estiramientos para asistir las articulaciones flexibles. Mientras le practicas el masaje y los estiramientos, estudia bien la reacción de tu caballo – su lenguaje corporal te dejara saber de cualquier molestia que pueda tener y mientras evalúas su cuerpo podrás conocer mejor donde hay puntos de tensión o rigidez.

A diferencia de una sesión de terapia provista por un terapeuta profesional Una sesión de masaje por parte del dueño no resolverá problemas crónicos pero si fortalecerá tu vínculo con tu caballo. Es una buena manera de crear “bonding”.