[Fisioterapia para Equinos: medicina complementaria ]

Articulo del periódico Agrotemas (Puerto Rico)

Fisioterapia de Equinos; medicina complementaria Isabelle C. – Fisioterapeuta de Equinos certificada

El masaje es la manipulación de los músculos y los tejidos para mejorar su función a la vez que va promoviendo relajación y mejoría. La practica de este se viene desarrollando desde hace más de mil años y a modo de terapia se ha comprobado que es de beneficio para el sistema muscular y el sistema nervioso. En los humanos se comenzó a practicar el masaje deportivo en el año 1900 durante los juegos olímpicos y años más tarde, en 1985 el entrenador de caballos Jack Meagher escribe la primera publicación que habla del masaje equino: “Beating Horse Injuries for Horses”.

Las técnicas del masaje deportivo y de terapia fueron diseñadas originalmente para humanos pero ya han sido modificadas y adaptadas para el equino. No se trata de acostar al caballo en una mesa y ‘sobarlo’ para aliviar su estrés como algunos podrán pensar, sino de terapias físicas que pueden prevenir o aliviar una condición física, o modificar un comportamiento. Los beneficios del masaje a nivel físico son mucho más fáciles de explicar que los psicológicos. ¿Por qué practicarle terapia física o masaje a un caballo? Porque el caballo es un atleta olímpico excelente: corre más rápido y salta más alto que cualquier otro mamífero, hace su trabajo con más de 100 libras de carga en su lomo y su corazón puede ir de 40 latidos por minuto a 230 latidos en solo tres ‘pasos’. Los programas de entrenamiento de la mayoría de las disciplinas se enfatiza en aumentar la fuerza, la velocidad y la resistencia. Mientras se desarrolla el sistema muscular, el caballo tiende a perder flexibilidad y desarrollar tensión muscular’; el masaje alivia estas condiciones que surgen como consecuencias del entrenamiento.

A nivel del comportamiento del animal, los beneficios de la terapia física aun están siendo documentados por expertos en esta practica, pero cada vez son más los casos de animales cuya actitud ha mejorado con un masaje. El estimulo táctil es importante para los caballos ya que lo utilizan extensivamente en su intercomunicación. Por esta razón el masaje se ha convertido en una herramienta de comunicación y a través de este podemos modificar el comportamiento, promover la confianza, y ayudar al caballo a sobrepasar experiencias que causan miedo, nerviosismo, depresión, coraje, etc.

De igual manera un fisioterapeuta de equinos puede aliviar problemas que aun no sabemos si son físicos o psicológicos. Un ejemplo de esto es cuando un caballo ‘hala aire’; el animal apoya la boca de alguna esquina de su jaula, la puerta o el bañadero, tensa los músculos del cuello y traga aire a la vez que emite un sonido que ningún dueño de caballo quiere escuchar. Existen estudios que demuestran que el caballo pude volverse adicto a las endorfinas que se liberan en su cuerpo cuando hala aire pero aun no se sabe porque comienzan a hacerlo. Se cree que puede ser por aburrimiento, estrés, claustrofobia, problemas dentales o falta de nutrientes en su dieta. Lo que si está comprobado es que los efectos van de cólicos y otros problemas digestivos, a un desarrollo anormal de algunos músculos del cuello y desgaste de los dientes. Uno de mis pacientes más recientes, obtuvo beneficios casi instantáneos tras su primera terapia física para dejar de halar aire. Este caballo llevaba alrededor de un año con este problema y había empeorado al punto de que halaba aire aun cuando era montado. Durante su primer masaje, el caballo mostró bienestar y comunicaba con señas físicas su alivio; ojos adormecidos, relajación de todos los músculos del cuerpo y respiración lenta. Volvió a su jaula y semanas más tarde, aun no halaba aire. Como fisioterapeuta, mi intención no es proclamar que con una sola terapia física se ha resuelto el problema, pero si lo ha aliviado, ha disminuido su incidencia y ha cambiado la actitud del caballo.

El masaje es benéfico para el sistema vascular, el sistema muscular, el esqueleto y el estado emocional. Promueve relajación y evita heridas, es no invasivo, se puede hacer diariamente, promueve la salud y fortalece la relación entre humano y animal. El fisioterapeuta no puede diagnosticar enfermedades; pero si puede trabajar junto con el veterinario para ayudar al animal en su mejoría.